¿Cómo cuido de mi Piel? El Rostro como Primer Impacto

Podemos haber escuchado más de una vez que nuestra Imagen Personal es nuestra carta de presentación. Y realmente lo es, pues lo que proyectamos a primera vista causa un gran impacto en las personas. Ahora bien, podemos vestirnos, maquillarnos y peinarnos de la mejor forma, sin embargo, hay una instancia que va aun más allá, y que nos permite tener no sólo una buena impresión, sino que es, además, reflejo de nuestra salud corporal, emocional y mental: El Cuidado de la Piel.

Trabajo como instructora y consultora de mujeres, y muchas veces me preguntan cómo cuido mi piel. Y en realidad no hay ningún secreto; llevo una rutina relativamente simple, en la que la que la clave es la constancia y el cuidado integral de la salud, pues la piel actúa como el espejo de lo que pasa en nuestro organismo, corazón y mente, en profundidad, y no depende únicamente de lo que nos apliquemos en el exterior.

Dividiré este post en dos partes: Prácticas de afuera hacia adentro (productos y tips asociados al cuidado de la piel en sí misma, enfocándome en el rostro), y prácticas de adentro hacia afuera (una disciplina para cuerpo, corazón y mente).

Aquí algunas de las prácticas que realizo de afuera hacia adentro:

  • 3 pasos básicos: diariamente, en la mañana al despertar y en la noche antes de dormirme, limpio mi rostro con un jabón neutro, tonifico con un tónico que antiséptico (no abrasivo) e hidrato con crema o fluido (incluyendo rostro, papada y cuello). Adicionalmente utilizo una crema diferente para el contorno de los ojos, que en general es más rica por tratarse de cuidar una zona más delicada.

  • Exfoliación: es el paso "cero" e indispensable para apoyar a tu piel a liberar las células muertas y absorva los nutrientes de los hidratantes que apliques. Lo hago semanalmente y con mucho cuidado (tu piel es una zona delicada, trátala con amor)

  • Tipo de piel: Conocer tu tipo de piel y cómo reacciona a las distintas estaciones. Por ejemplo: mi piel es mixta y se comporta de forma similar en primavera y otoño. En verano, sin embargo, tiende a ponerse más grasosa de lo normal en la zona T, y más reseca en las mejillas. En invierno, tiende a tornarse más seca en general. Esto me permite variar los productos, sobre todo el tipo de hidratante a lo largo del año (uso un hidratante más epeso en invierno, uno más fluido en verano y en otoño y primavera tiendo más a usar el espeso que el fluido, depende de cómo mi piel reacciones).

  • Productos: En general voy probando productos de acuerdo a mi tipo de piel, necesidades, sugerencias, curiosidad y recomendaciones de los expertos. No me caso con ninguna marca, sin embargo hay algunas que me sientan mejor en general. En cuanto a los que utilizo actualmennte:

- Para limpiar, alterno con un jabón con PH neutro de glicerina y ocasionalmente el Effaclar Purifying Foaming Gel de la Roche-Posay.

- Como tónico prefiero el Alcohol Free Antiseptic Cleanser de Neutrogena o el Fresh Face Water de

L´Occitane.

- Para hidratar, estoy utilizando la Creme Ultra Confort Karite & Cotton Bio. También me gusta el Hydra Vital Creme de la Línea Angélica de L´Occitane, o el Hydraphase XL Legere de la Roche-Posay.

- Para la zona del contorno de los ojos en específico, adoro el Precious Eye Balm de la línea Inmortelle de L´Occitane , y a veces alterno con el de la línea Active C de la Roche-Posay.

- Exfolio mi piel con una mascarilla de arcilla de una línea orgánica que se llama Vitalis (es una pequeña empresa, y no sé si se consigue en internet, pues los conocí a través de una amiga). También utilizo exfoliantes naturales como azúcar con aceite de oliva y limón, o avena integral con miel.

  • Maquillaje: Cuando uso maquillaje, busco que sea de buena calidad, que los aplicadores estén limpios y siempre (siempre) me desmaquillo antes de dormir con un producto suave e hipoalergénico, seguidos de los 3 pasos básicos.

Ahora algunas prácticas que realizo de adentro hacia afuera:

  • Dormir bien: cuando digo bien me refiero a dormir la cantidad de horas que tu cuerpo necesita para que te sientas descansad@. En mi caso, 8 horas corridas son perfectas. Dormir bien también implica una preparación: una ducha, un té, unos minutos sin hacer nada para bajarle revoluciones a la mente. Es decir, relajarte para que tu sueño sea más apacible, y por lo tanto, lo sea tu despertar.

  • Tomar agua: hidratarte no sólo se trata de colocarte cremas, sino también de beber suficiente del preciado líquido. Adicionalmente, incluyo una práctica diaria de tomar agua tibia con limón en ayunas para facilitar la eliminación de toxinas (y tiene el mismo efecto del café), y tomo té verde después de cada comida para facilitar la digestión.

  • Hacer alguna actividad física: caminatas, trote, ejercicio funcional, yoga... Lo que quieras siempre que active tu circulación y te haga sudar para depurar tu cuerpo de toxinas y mantener una buena condición física.

  • Nutrirte: con alimentos que te aporten las vitaminas, minerales y grasas "buenas" necesarias para mantener una piel radiante (abundantes frutas, vegetales crudos, nueces, almendras, palta/aguacate y aceites prensados en frío como los de oliva). No soy de las que suprime alimentos, ni me privo de las cosas que me gustan, mas sí busco organizar mi menú de forma balanceda, dejando los gustos extras para momentos en que realmente me provoquen y con moderación. Los jugos "verdes" hacen parte de mi alimentación al menos 5 veces por semana, y un par de veces al año sigo un programa de detox con alimentación, supervisado por especialistas. Evita dietas extremas y rebotes que sólo logran maltratar tu piel.

  • Aire Puro: Igual que en el punto anterior, nutrirte no sólo se limita a los alimentos. Se trata de alimentarte también con naturaleza. Agua pura, aire limpio, sol, mar, ríos... También se vale respirar profundamente, consciente del aire que entra y sale.

  • Palabra Positiva: También escuchar buena música, leer buenos libros, rodearte de personas positivas, con un discurso que construya (incluyéndote a ti). La palabra positiva, por vibración, mantiene (o no), el buen estado de tu salud, y por ende de tu piel. Recuerda que somos 70% agua.

  • Detox Emocional: deja salir tus emociones sanamente con espacios de expresión (y catarsis). Todo lo que reprimes en algún momento hace explosión o implosión, afectándote de una u otra manera. Fluye como el río, y deja salir esas emociones, sin apego. Ríete más, y con ganas. Quiere y quiérete.

  • Medita: buscar la quietud te permitirá hacerte conciencia de que lo que es real es el momento presente, el paso del tiempo, o cómo te verás más adelante es lo de menos. Enfócate en el aquí y ahora y... ¡Disfruta!

VER POSTS ANTERIORES

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

POSTS RECIENTES: 

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com