Vibrando para Atraer

Advertencia: este post incluye información de comprensión y un ejercicio de realineación con la fuerza de atracción. Está a tu disposición y practicarlo depende de ti.

Lo primero que quiero destacar en este post es que todo lo que queremos atraer "es posible". Cuando digo posible me refiero a que existe la posibilidad (o las posibilidades) de que aquello que queremos o necesitamos se manifieste, sin embargo, debemos trabajar en nuestra conciencia de merecimiento y seguridad en nosotros mismos.

Lo segundo que es importante entender, es que cuando quiero atraer algo es porque lo quiero o porque lo necesito... Y todo deseo y toda necesidad tiene como punto 0 la carencia, o sea, algo que sentimos que nos falta.

Muchas de las personas que vienen a mi consulta de Arquetipos del Amor me plantean su preocupación de repetir patrones en su forma de relacionarse, atraer las personas equivocadas o tener desafíos para atraer a alguien a sus vidas.

En cualquiera de los 3 casos, la atención está centrada afuera... ¿Por qué atraigo o no atraigo "eso" a mi vida?

Dicho lo anterior: ¿es posible atraer a nuestra vida amor desde la conciencia de carencia de que nos falta amor? No... Entonces: ¿es posible atraer amor centrados en el deseo o la necesidad de "algo" que habita afuera de nosotros? Tampoco...

¿Cómo vibrar para atraer?

El secreto de la Ley de Atracción radica en poder comprender que aquello que sentimos que nos falta y que creemos que está afuera, está realmente adentro de nosotros. Pilas, no hay nada de cuento new age aquí... Se trata de que nos conectemos con nuestra fuente de abundancia para poder vibrar en la frecuencia de nuestros deseos y necesidades, y por ende, manifestar un contexto acorde con quiénes somos.

A continuación les comparto un ejercicio simple para comenzar a practicar la vibración de la atracción:

1. Haz una lista con dos columnas: una con lo que deseas, una con lo que necesitas. Sé bien literal: necesito una casa, quiero una pareja, quiero un perro, necesito vacaciones.

*Para aclarar el panorama: un deseo nos conecta con el merecimiento, es algo que queremos, no es imprescindible, pero nos gustaría mucho - una necesidad nos conecta con la seguridad, es algo que es indispensable para vivir tranquilos - ambas energías, deseo y necesidad, pueden ir de básico a medio o elevado, y las dos son importantes para nuestro sano equilibrio interno).

2. Haz un ejercicio de imaginación: visualiza deseo por deseo, necesidad por necesidad, como si estuviera realizado. Percibe las sensaciones que vienen a tu cuerpo, a tu corazón a tu mente (Por ejemplo: cuando imagino que tengo una casa me siento tranquilo, cómodo).

3. Escribe las sensaciones que llegaron a ti después de hacer el ejercicio de imaginación, al lado de su respectivo deseo o necesidad. Estas serán "las raíces", es decir, la esencia de aquello que quieres y necesitas.

*Probablemente se repitan palabras más de una vez. Probablemente encuentres raíces iguales en tus deseos y necesidades. ¿Qué quiere decir esto? Todo es más simple de lo que parece... Si nos concentramos en lo que es esencial, floreceremos sin tantas complicaciones.

4. Reflexiona: qué estás realizando hoy en tu vida, practicando (contigo y que dependa única y exclusivamente de ti) para manifestar esas "raíces" que identificaste en el paso anterior. Por ejemplo: para manifestar tranquilidad, practico meditación todos los días, al despertarme y antes de dormir. Me conecto con la fuente de tranquilidad que existe dentro de mi y fluyo con los desafíos del día desde mi centro y sin apego.

*Nota importante: el objetivo de esta reflexión es darte cuenta que puedes conectarte a tu fuente de abundancia en el momento que quieras y no dependes de nadie ni de nada para hacerlo. Ahora bien, si pasa que en una de tus raíces definitivamente no estás practicando absolutamente nada, ponle especial atención, pues allí puede estar el foco de carencia que repele aquello que tanto anhelas.

Por ejemplo, si te falta seguridad y sientes que no estás practicando nada que active esa fuente adentro de ti, crea un plan de acción (empieza un ciclo de terapia para conocer el origen de tus inseguridades, asesórate con un consultor de imagen para proyectar lo que es verdadero de tu ser, practica ejercicio físico para sentirte fuerte).

5. Prioriza: esas raíces que se repiten probablemente sean los deseos y necesidades más fuertes que tienes. Asegúrate de colocarlos en la base de tu organización personal y organiza los restantes desde los que más te llaman, hasta los que podrían esperar un poquito más...

6. Practica: enfócate en crear un contexto que te mantenga vibrando en la misma frecuencia de tus deseos y necesidades. Mantén una disciplina coherente con tus raíces y recuerda: foco en lo esencial.

7. Proyecta: de la intención, es importante pasar a la acción, así que mientras mantienes una disciplina centrada en la conciencia de abundancia, enfócate en planificar y cumplir las metas y tareas que te permitirán realizar tus aspiraciones. No hay energía peor desperdiciada que aquel sueño que no se trabaja. Mi maestro, Suryavan Solar, un emprendedor por excelencia, dice que debemos ser capaces de transformar nuestros sueños en una gran visión sin que nada nos distraiga o nos haga dudar.

Piensa en eso.

Love,

Yaramtia

(Si quieres comenzar un ciclo de consultoría de Arquetipos del Amor conmigo, escríbeme a yaramtia@gmail.com)

VER POSTS ANTERIORES

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

POSTS RECIENTES: 

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com