Orgasmo, Placer y Abundancia

Hoy 8 de Agosto se celebra el día del Orgasmo Femenino. También, numerológicamente, es un día relacionado con la Abundancia. El número 8 representa la infinitud que caracteriza a un universo que contiene más que suficiente para la felicidad de todos los seres. Se me hizo curioso la relación entre el Orgasmo y la Abundancia en este día, así como se me ha hecho curioso que el Placer, en nuestra sociedad, está asociado a la culpa y a la vergüenza.

Recuerdo que tenía alrededor de 8 años cuando mi hermana mayor me encontró masturbándome. A esa edad, yo no sabía muy bien el propósito de lo que hacía, solo sabía que sentía placer mientras me tocaba, y como me gustaba, lo hacía. Sin embargo, mi hermana se sorprendió tanto al verme, que me llamó la atención preguntándome qué estaba haciendo... Al darme cuenta que su tono era severo, sentí vergüenza, y sin saber por qué, asumí que lo que hacía no debía estar bien, y que quizás debía hacerlo a escondidas.

Ilustración de foto del site: www.culcobcs.com

Más o menos a esa edad, descubrí, en distintas ocasiones, que mi mamá vomitaba después de comer. Cuando le pregunté por qué lo hacía, me decía que porque había comido mucho... Hasta hace pocos años, yo también sentía culpa al comer "mucho". Nunca vomité (lo intenté, pero no se me hacía sencillo), entonces mi auto castigo era dejar de comer, para purgarme la culpa del placer de haber comido.

Cuando cumplí unos 10 años, me junté con mis compañeros de colegio para tomar la primera comunión. Antes de la ceremonia, teníamos que ir en fila a confesar nuestros "pecados" con un cura. Al entrar, él me preguntó si tenía pensamientos malos... Yo le respondí, muy honestamente, que sí, que a veces sentía rabia hacia mi mamá y hacia mi hermana, cuando me peleaba con ellas. A lo que él me respondió... No, no; quiero decir que si tienes pensamientos sobre sexo o si ves videos de sexo. Le respondí que no... y fin de la historia. No sé cuántos "Ave María" y otros tantos "Padre Nuestro"... ¿Pensar en sexo era pecado, entonces?

Cuando tenía unos 14 años, mi mamá me pasó un artículo que salió en el periódico sobre la masturbación. No conversó conmigo, tampoco me dijo que lo leyera; sólo me dijo que se lo pasara a la coordinadora de mi colegio, porque quizás sería bueno conversar sobre eso en clases... Se lo pasé. Nunca se conversó sobre eso, ni en clases, ni en casa.

De cualquier forma, sin que nadie me explicara nada, y siguiendo mi intuición, seguí explorando en descubrir mi propio placer... Comprendí lo que me gustaba, sin embargo, cuando tuve relaciones sexuales por primera vez, no fue placentero. De hecho, la experiencia fue bastante traumática por distintos motivos, y me costo unos 4 años, volver a sentirme en confianza con otra persona, como para abrirme en la intimidad. Aún así, no me atreví a decirle lo que me gustaba, y confieso que en más de una oportunidad fingí el orgasmo. Al fin y al cabo, no quería herir el ego de mi compañero, y mucho menos el mío, no fuera ser que pensara "mal" de mi. Total, a la mujer que se permite sentir placer se le conoce como "Puta". Al menos así las llamaban mis compañeros de clases cuando estaba más joven.

Pasados mis 20 años, tuve la "suerte" de encontrarme con una pareja con la que hice match en todo sentido. Era tanto el placer que sentía con él, comencé a creer que él era responsable de que pudiera sentirlo, por lo que comencé a entregarle ese poder, situación que desencadenó en una relación de Co-Dependencia, y que me costó muchos años superar.

Poco a poco comencé a desconectarme de algo que era natural para mi, el sentir placer, el disfrutar de mi sensualidad... Sin darme cuenta, los condicionamientos se estaban apoderando de mi propia fuente de merecimiento, de abundancia. Recuerdo que un día simplemente dejé de sentirme sensual, comencé a subir de peso, inconscientemente para esconderme, y al mismo tiempo para vengarme de toda la represión de la que me sentía "víctima".

Pasé mis 30 años, y con la madurez que trae esta década, comencé a apreciar y aceptar mi cuerpo como nunca antes. Me reconcilié conmigo, lejos de la sociedad donde crecí, aprendiendo a tomar mis propias decisiones. Aprendí sobre los placeres simples, y aprendí a diferenciarlos del orgasmo, que también es placer, pero no es el único.

En este día se celebra el día del Orgasmo Femenino como un llamado de atención ante la normalización de que las mujeres no alcanzaran el clímax. Pero si algo he aprendido, es que si no nos permitimos navegar en el placer, tocándolo suavemente con la puntas de nuestros dedos, hasta que nos invada por completo, el clímax será otra compulsión para disimular nuestra capacidad de intimar.

Tenemos derecho a saber lo que nos gusta, a aprender las artes amatorias, a descubrir que la intimidad va más allá de lo que vemos en muchas pantallas... Afortunadamente el tabú se está cayendo, y esta sabiduría está al alcance si sabemos buscar. Que podamos permitirnos descubrir lo que eso significa para cada un@ de nosotros, y nuestros fragmentos vuelvan a ser totalidad.

...Y que la abundancia llegue a nuestras vidas, con placer, en todos los sentidos.

Love,

Y.

PD: te recomiendo este post con una curaduría de películas que abordan el tema del placer de distintas maneras.

VER POSTS ANTERIORES

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey

POSTS RECIENTES: 

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com